Loading color scheme

Plantas mágicas

al huerta plantas magicas

Desde el principio de la humanidad el hombre estableció por cuestiones de pura supervivencia una relación muy especial con el mundo vegetal.

Este reino de la naturaleza nos proveía de alimento, ropa, medicina, nos calentaban, hacíamos nuestras casas con ellas y permitía a los pueblos antiguos entrar en contacto con los mundos sutiles.

Nuestra cultura actual dista mucho hoy en día de la cosmovisión y del contacto íntimo con el mundo natural. Mucho de estos conocimientos se han ido perdiendo conforme nuestras sociedades evolucionaban. Algunos pueblos aún mantienen esta sabiduría ancestral, tachada por parte de algunos de superchería.

Incluso en nuestra sociedad hipertecnológica y urbanita quedan vestigios de ese contacto íntimo con las plantas a nivel sutil.

En Andalucía muchas personas siguen quemando romero, como hacían sus antepasados y recitando “romero, romero que salga lo malo y entre lo bueno” para limpiar las energías densas de las casas.

Se sigue utilizando en todo el mundo las varitas de incienso para favorecer la conexión con los mundos sutiles.

No son pocos los que utilizan la ruda para las limpiezas energéticas así como la salvia.

Pero son las culturas más apegadas a la naturaleza las que tienen un mayor conocimiento del mundo vegetal en todas sus vertientes y por supuesto en el uso de las mismas en rituales esotéricos.

En este artículo no entraremos en el uso de las denominadas plantas sagradas, plantas que se siguen utilizando en estas culturas y cada vez con más adeptos en nuestra cultura occidental. Quizás en busca de una espiritualidad perdida.

Hablaremos de las plantas que se utilizan para las limpiezas energéticas. Sé que es un tema controvertido con muchos detractores, pero es un hecho la utilización por una gran parte de la población de dichas plantas para estos fines.

En el chamanismo es donde encuentra el culmen de conocimiento y uso de estas plantas. En la Amazonía la etnia Shipibo es uno de los grupos culturales con una mayor sabiduría en este campo.

El mapacho (tabaco silvestre que crece en la selva) es recolectado con el fin de ser utilizado por los hombres medicinas para limpiar las energías que pueden provocar enfermedades. Los “baños de flores” donde se recolectan ciertos tipos de flores y plantas aromáticas que se calientan en una hoya y con este liquido aromático se bañan para limpiar y sanar.

En ciertas plantas viven lo que ellos llaman “genios” espíritus de las plantas que al que la “dieta” correctamente y siguiendo unas normas de alimentación, pensamientos puros y abstinencia lo proveen de su conocimiento.

Es un mundo diferente, mágico. Donde el concepto de lo espiritual poco tiene que ver con lo que se entiende en occidente, sobre todo por la corriente de la nueva era.

En occidente debido a la oscura época de la edad media donde la inquisición barrió a sangre y fuego estos conocimientos, quedan pocos vestigios de esta sabiduría ancestral. Pero aún sigue vivo en ciertas mentes.

La mandrágora, la ruda, la salvia, el ciprés, el olivo, el muérdago todas ellas plantas mágicas y de poder. Solo hay que saber cómo llegar a ellas para adquirir su sabiduría y su medicina que sana el alma.

Hoy día mucho de estos conocimientos han tomado diferentes ropajes: esencias florales, aceites esenciales, Aromaterapia…. Donde a veces se aúnan conocimientos científicos con otros más sutiles.

Lo que los antiguos alquimistas denominaban “catena aurea” sigue su camino a pesar de tantos avatares.


Fco. Vega
Equipo Al-huerta.