Loading color scheme

Hortalizas orgánicas

al huerta hortalizas organicas

Hoy tenemos estudios científicos que nos demuestran que las verduras y frutas orgánicas o ecológicas tienen mayor concentración de minerales, vitaminas y antioxidantes pero sobre todo, más energía vital.

Maria Dolores Raigon, ingeniera agrónoma y catedrática de Edafología y Química Agrícola de la Universidad de Valencia, ha investigado sobre ello y podemos saber que las verduras ecológicas poseen mayores porcentajes de ciertos minerales o vitaminas:

 

  • La lechuga tiene un 25 % más de potasio.
  • El hinojo tiene un 14% más de calcio en sus tallos.
  • Las judías tienen un 16 % más de hierro.
  • Las naranjas tienen un 20% más de vitamina C.
  • El pimiento verde tiene un 10% más de vitamina C.

La agricultura ecológica usa fertilizantes orgánicos compuestos por restos vegetales o estiércoles de animales y técnicas que promueven la fertilidad del suelo.

Las plagas y enfermedades de las plantas se controlan utilizando semillas autóctonas sin modificar genéticamente y adecuando cada planta a la zona donde existen las condiciones climáticas y el suelo apropiado. Se favorece así el desarrollo de enemigos naturales, utiliza métodos físicos como la poda, siega, desbrozado… y en último lugar el uso de sustancias de origen natural.

Greenpeace alerta de la destrucción del medio ambiente causado por la práctica de la agricultura convencional, usa fertilizantes y plaguicidas de síntesis química que producen gases nocivos que aceleran el efecto invernadero, contamina el aire que respiramos, y consume grandes cantidades de agua ya que usan variedades transgénicas que aceleran el crecimiento de la planta y aumenta los rendimientos productivos. Esto provoca el deterioro de la fertilidad del suelo produciendo un grave impacto en la Naturaleza.

El cultivo de hortalizas orgánicas aumenta la biodiversidad, se asocian las verduras con plantas que harán de reservorios, sirviendo como refugio de la fauna auxiliar, esta fauna controla las plagas evitando el uso de sustancias tóxicas.  Se recurre además a la rotación de cultivos (verano e invierno) para aumentar la fertilidad del suelo ayudando al equilibrio de nutrientes disponibles para las plantas.

Así conseguimos hortalizas con un sabor más intenso recuperando esos sabores de la infancia cuando comíamos ensaladas o frutas.

Las técnicas agrícolas ecológicas requieren mayor mano de obra ya que no se usan sustancias de síntesis química (herbicidas) y se llevan a cabo métodos físicos como el desbroce y la poda. Así se fomenta el empleo en zonas rurales evitando la despoblación de los pueblos cercanos a zonas de cultivo.

Si aprendes en Al-huerta a cultivar tus propias hortalizas orgánicas conseguirás mejorar tu alimentación y salud.