Loading color scheme

Aromaterapia y aceites esenciales

al huerta aromaterapia y aceites esenciales

Los aceites esenciales (AE) son compuestos bioquímicos generados por ciertos tipos de plantas. Alrededor de 3000 especies de plantas pertenecientes a 10 familias botánicas se utilizan para la obtención de AE. Solo 300 de estos AE se comercializan en el mercado a nivel global. Las denominadas “plantas aromáticas” son las mayores productoras de estos compuestos volátiles.

A nivel biológico los AE cumplen diferentes funciones en las plantas, forman parte esencial de su sistema inmunitario defendiéndolas de infecciones, parásitos, hongos patógenos y bacterias. También actúan como repelentes de depredadores y atrayentes de insectos beneficiosos de las plantas.

Los últimos estudios científicos han demostrados que son utilizados por las plantas para comunicarse entre ellas, enviándose señales químicas que hacen que se preparen aumentando su producción o disminuyéndola según sus necesidades de supervivencia.

La composición de los AE varía en gran medida según la temperatura, las condiciones edafológicas y el stress hídrico. En líneas generales las plantas silvestres que padecen condiciones más duras para su supervivencia producen AE de mayor calidad que las cultivadas.

¿Porqué no plantear también que una de sus funciones es la de sanar a plantas, animales y a nosotros mismos? Sin duda esta es una de sus características, es un regalo de ciertas plantas para sanarnos. Estamos tan desconectados de la naturaleza que nos vemos como algo aparte y no entendemos la interconexión que tenemos con ella, somos parte de un todo.

Ahora que conocemos lo básico de los AE entraremos en la Aromaterapia. Podemos definirla como el uso de AE en el cuidado de la salud a todos sus niveles: físico, mental y espiritual.

Su origen nos lleva a un recorrido por diferentes culturas donde todas ellas fueron aportando su granito de arena y dejaron su impronta. Las primeras noticias de la utilización de los AE para el cuidado de la salud nos llegan de Egipto de aquí paso a Grecia, Roma y recibió un gran impulso en la cultura Islámica. Siendo Al-Andalus el culmen del conocimiento y uso de estos maravillosos aceites.

Actualmente con las técnicas científicas que poseemos se ha dado un nuevo impulso a esta ciencia.

Podemos decir que de los pueblos más antiguos adquirimos un conocimiento de sus propiedades a nivel mental y espiritual y que actualmente estamos adquiriendo grandes conocimientos de su utilidad a nivel de salud física.

Los AE son sustancias con un alto nivel terapéutico que deben ser manejadas por especialistas en el tema ya que las proporciones a utilizar, las diferentes mezclas que producen sinergias y las formas de aplicación son básicas para obtener resultados.

La ingesta y aplicación tópica deben de realizarse por expertos. La forma de utilización por inhalación mediante pebeteros o difusores no presenta mayor problema para ser utilizadas por el público en general.

Son muy conocidos los AE de lavanda (se puede utilizar sin problema) para la ansiedad y el insomnio.

El Romero para el sistema circulatorio, aumentar nuestra energía y despejar nuestra mente.

La salvia para todo tipo de trastornos ginecológicos.

El limón (fotosensibilizante, no debe exponerse al sol) para las manchas cutáneas.

El tomillo para el aparato respiratorio al igual que el eucalipto.

Hay una gran cantidad de AE que nos pueden ayudar, pero siempre debemos adquirir un mínimo de conocimientos(a veces internet no es la mejor fuente) para adentrarnos en su mundo. Son sustancias muy beneficiosas pero muy concentradas, es necesario diluirlas en aceites vegetales antes de usar en forma de masaje.

A parte de sus compuestos químicos sabemos de la capacidad de los aromas para despertar en nosotros emociones. Este es otro de los usos que tienen los AE, el trabajo en modular, despertar, calmar y profundizar en nuestro mundo emocional.

El maravilloso mundo de los aromas de los AE está lleno de sorpresas y sanación. Y además huelen de maravilla.


Fco. Vega
Equipo Al-huerta.