Loading color scheme

Alquimia

Se denomina alquimia vegetal (Espagiria) al proceso de manipulación y transformación de las plantas en preparados para la salud. La Espagiria se define como el arte de separar lo puro de lo impuro.

Las alquimia tiene dos vertientes: la alquimia mayor (mineral) y alquimia menor (vegetal)

La Alquimia es un arte que combina la técnica en laboratorio con unos conocimientos filosóficos y de desarrollo personal. Parte de la base de que todo ser vivo tiene su “sahu” (espíritu). El alquimista andalusí descomponía la planta en tres principios denominados mercurio, azufre y sal (lo puro). Cada uno de estos tres principios tenían sus propias cualidades tanto físicas, energéticas como espirituales. El arte del alquimista consistía en volver a unir estos tres principios en las proporciones adecuadas para que resultaran beneficiosas para la salud.

Esto conllevaba tener amplios conocimientos sobre botánica, astrología, medicina, matemáticas y filosofía.

En el laboratorio se recrean los procesos de creación del universo en el microcosmos, donde se elimina lo burdo y superfluo purificando todos los principios. Donde se puede dirigir, concentrar y animar las cualidades medicinales de las plantas.

Tan importante era la técnica como el estado interior del alquimista “ora et labora” (de donde proviene la palabra laboratorio – orar y trabajar-). Todo estaba interrelacionado, la naturaleza es la proveedora de materia prima al alquimista, se trabajaba con las energías sutiles de las plantas, de los planetas y del esparigista. Tenían en cuenta la época de recolección, la hora del día y la fecha del mes para obtener un tipo de preparado u otro. La actitud mental del alquimista era fundamental, tenía que trabajar en un estado meditativo de conexión con la fuente de toda creación.

El trabajo alquímico es también una depuración y transformación del alquimista que va eliminando y trasmutando sus defectos en virtudes, va poco a poco transformando su plomo en oro.