Loading color scheme

Cómo cuidar nuestro huerto natural en julio

al huerta como cuidar huerto en julio

En un par de semana ya estaremos en julio, un mes muy agradecido para el huerto. Las condiciones climáticas favorecen el rápido crecimiento de las cosechas. El sol, gran aliado de este mes, nutre de sus prioridades a calabacines, tomates, pimientos… pero es importante que estemos atentos a las temperaturas, ya que también exigen algunos cuidados concretos. Por ejemplo, hay que vigilar exhaustivamente las plagas y la humedad del suelo.

Y es que, el sol directo tiene como consecuencia la rápida evaporación del agua que contiene el suelo, por lo que directamente incrementa la evapotranspiración de la planta y esta necesita más agua para mantenerse.

Algunas soluciones son incrementar la frecuencia de riego, siempre de la manera más eficiente posible, como por ejemplo utilizando un sistema de riego por goteo, que permitirá controlar el agua que gastamos.

Es importante controlar la humedad del suelo y las posibles plagas

Además, hay que tener en cuenta que en esta época la mejor hora del día para regar es a partir de las 20 horas, así las horas de sol directo habrán pasado y evitaremos que gran parte del agua se evapore. Sin embargo, si nos encontramos en una zona fría se debe regar por la mañana, muy temprano, así el agua tiene tiempo de infiltrarse en las capas más profundas del suelo o de ser absorbida por las plantas antes de las horas de sol, ya que, si regamos por la tarde podemos provocar que el suelo húmedo se enfríe demasiado durante la noche, afectando a las raíces.

Por otro lado, en cuanto a las plagas, debemos saber que en los meses de calor hay más riesgo de que se multipliquen. Por ello, tenemos que estar muy pendientes a nuestra huerta natural. Por ejemplo, si plantamos tomates, hay que mantener vigilada y controlada a la tuta absoluta, una plaga muy habitual y bastante difícil de eliminar. Para mantener el huerto protegido recomendamos tener a mano un kit de tratamientos ecológicos para combatir las plagas más habituales como pulgón, cochinilla, tuta, mosca blanca, cualquier tipo de orugas…

Ahora que sabemos cuáles son las cuestiones a tener en cuenta para poder plantar en julio, estás a tiempo de planificarte y realizar tus propios cultivos. Seguro que con atención, cuidado y cariño consigues obtener una cosecha ecológica deliciosa de tomate, calabacín, berenjena, pimiento o judías verdes.