Loading color scheme

Los pilares de la Salud

al huerta los pilares de la salud

Todos compartimos la idea de que tener una buena salud es uno de los pilares sobre el que podemos construir nuestra felicidad.

Como salud entendemos no sólo la ausencia de enfermedad si no tener un cuerpo y una mente lleno de vitalidad que nos permita realizar nuestros proyectos de vida.

Existen hoy en día, también en el pasado, dos tendencias bien definidas en medicina sobre cómo tratar la salud y la enfermedad.

En la medicina oficial somos sujetos pasivos puesto que no somos partícipes de nuestra salud. Sobre todo se atiende al síntoma, no actuando en las causas que lo provocaron, lo que muchas veces lleva a enfermedades crónicas.

Son indudables  los avances de la medicina oficial en muchos aspectos, sobre todo en cirugía, donde las nuevas técnicas han salvado muchas vidas.

Desde la otra tendencia que llamaremos medicina holística, el sujeto es partícipe y responsable de su bienestar puesto que una de las bases es la prevención y para ello deben existir unos hábitos saludables tanto físico como mental en el paciente,  es una medicina que puede ser perfectamente complementaria a la oficial.

Nos centramos en este concepto que es el que desarrollamos en nuestra Escuela de Salud Al-huerta. La visión holística considera a la persona un todo interrelacionado y se basa en una serie de principios básicos:

  • Alimentación. Muchos de los problemas de salud que están aquejando a nuestra sociedad tiene su origen en una alimentación errónea y de baja calidad. Conocer las bases de una nutrición saludable es fundamental, tomar alimentos de calidad y saber cuáles son estos alimentos.
  • Evitar tóxicos. Vivimos en una sociedad donde los tóxicos pululan por doquier. Saber dónde se esconden, cómo evitarlos y estrategias para limpiar nuestro organismo nos evitará muchos problemas de salud.
  • Ejercicio. Somos seres genéticamente hechos para el movimiento. El sedentarismo nos atrofia y perjudica seriamente, el contacto con la naturaleza y el movimiento nos da vida.
  • Los tres conceptos anteriores se complementan con una imprescindible salud mental. La mente dirige todo e influye directamente en nuestra salud.

Técnicas de reducción de estrés, control de las emociones, desarrollo de la voluntad y asertividad son imprescindibles para el bienestar.

En definitiva, “si queremos salud” debemos descubrir que somos actores y no espectadores del proceso.